¿Qúe es la próstata?

La próstata es un órgano que solo tienen los hombres y se encuentra inmediatamente bajo la vejiga. Es atravesada por la uretra, por lo que la orina sale por su interior durante la micción. Su función principal es contribuir a la producción de semen (junto a los testículos).

En los hombres y bajo la influencia de la hormona sexual masculina (testosterona) la próstata tiende a crecer durante toda la vida. Este crecimiento puede producir obstrucción al flujo de la orina y ocasionar síntomas derivados de ello.  Esta patología se denomina Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), que nada tiene que ver con el cáncer de próstata. Ocasiona síntomas de vaciado vesical como “chorro” miccional flojo, entrecortado, o necesidad de hacer fuerza con el abdomen para orinar (prensa abdominal). La obstrucción también puede derivar en síntomas de llenado vesical, como polaquiuria (micción frecuente), disuria (escozor miccional), nicturia (micción por la noche), tenesmo (sensación continua de ganas de orinar), urgencia miccional, e incluso incontinencia urinaria de urgencia. Hay otros síntomas como el goteo postmiccional o el vaciamiento incompleto de la vejiga.

Para el estudio de la HBP se pueden realizar exploraciones, como el tacto rectal, que valora el tamaño prostático y valora la consistencia de la próstata, que ayuda al médico a orientar al diagnóstico de HBP cuando es blanda, elástica, o al cáncer de próstata cuando se tocan nódulos duros. Se pueden realizar pruebas, como analíticas con medición del antígeno prostático específico (PSA), función renal… y ecografía del aparato urinario.

El tratamiento de la HBP debe realizarse cuando ocasiona síntomas, o cuando hay complicaciones derivadas de ella, como infecciones de orina y próstata, presencia de litiasis vesicales (piedras) , hematuria (sangrado por la orina), retención aguda o crónica de orina…

El tratamiento debe ser escalonado, de menos a más y además son tratamientos crónicos, pues tratan los síntomas y su efecto desaparece al dejar de tomarlos. Aquí os dejo un breve resumen del tratamiento de la HBP, que ampliaremos en futuros post.

1º. Los síntomas más leves pueden no requerir ningún tipo de tratamiento médico y mejorar simplemente con unos consejos de modificación de  hábitos diarios, como reducir la ingesta de líquidos por la tarde noche, reducir la ingesta de alcohol, tabaco y cafeína, realizar ejercicio físico y evitar la obesidad…

2º. Fitoterapia. Tratamiento médico con sustancias naturales. (Serenoa Repens, Pygeum Africanum…). Indicado en los síntomas leves de HBP. Son muy bien tolerados, casi sin efectos secundarios. Han demostrado con estudios su efecto beneficioso, antiinflamatorio prostático y cierta reducción en el volumen prostático.

3º. Alfa- Bloqueantes. Existen multitud de fármacos alfa- bloqueantes (tamsulosina y silodosina son los más usados en la actualidad) y son el tratamiento básico de la HBP. Su efecto se produce al relajar una parte del músculo de la vejiga, sobre todo en su salida hacia la uretra prostática, mejorando el flujo miccional (el chorro de la orina). Tienen un efecto rápido y mejoran sobre todo los síntomas de vaciado vesical, con mejor flujo y menos esfuerzo para orinar, aunque aportan beneficio sobre todos los síntomas. Pueden producir efectos secundarios, como hipotensión arterial o eyaculación retrograda (el semen se va hacia la vejiga y luego se elimina diluido en la orina).

4º. Inhibidores de la 5 alfa- reductasa. (Finasteride y Dutasteride). Influyen sobre la testosterona y por lo tanto en su influencia sobre la próstata (también en otras partes del cuerpo, por ejemplo se usan eficazmente para la caída del pelo en los hombres). Su efecto es lento, obteniendo su máximo beneficio alrededor de los seis meses del inicio del tratamiento. Reducen el volumen de la próstata y disminuyen la probabilidad de requerir cirugía prostática en el futuro. Pueden producir efectos secundarios relacionados con la testosterona, como disminución de la libido (deseo sexual), o disfunción eréctil.

5º. Fármacos específicos para los Síntomas de Llenado: Se utilizan fármacos anticolinérgicos (solifenacina, tolterodina…), antagonistas del calcio (hidrocloruro de papaverina) y beta-agonistas (mirabegrón). Estos medicamentos, por diferentes mecanismos, “relajan” la vejiga y consiguen reducir el número de micciones diurnas y nocturnas, la urgencia, incontinencia…, que son los síntomas que más alteran la calidad de vida. Pueden producir efectos secundarios como sequedad de piel y mucosas, estreñimiento…

6º. Inhibidores de la fosfodiesterasa 5, IPDE-5 (tadalafilo, vardenafilo): son fármacos usados para los problemas en la erección del pene (disfunción eréctil), pero que usados a baja dosis y de forma diaria, han demostrado beneficio en los síntomas de HBP y disfunción eréctil.

En los últimos tiempos se realizan combinaciones de estos medicamentos en una misma pastilla, consiguiendo un tratamiento más eficaz y más cómodo, como Tamsulosina+ Dutasteride, o Tamsulosina+ Solifenacina.

Cuando con el tratamiento médico no es suficiente, o existen complicaciones, el siguiente escalón es el tratamiento quirúrgico, del cual hablaremos en otro post.

Emilio Rubio Hidalgo

Médico Especialista en Urología

Referencias bibliográficas: