Afortunadamente, cada día oímos más hablar de Suelo Pélvico (SP) y de la importancia de cuidarlo, pero todavía existe mucho desconocimiento sobre esta parte del cuerpo, y es que lo que “no vemos”, muchas veces nos cuesta percibirlo e identificarlo. Sólo empezamos a ser conscientes y a prestarle atención, cuando aparece un problema, que generalmente al principio se suele oculta por pudor.

Lo cierto, es que la debilidad o mal funcionamiento de nuestro SP, puede acarrear el desarrollo de diferentes patologías como pueden ser la Incontinencia urinaria, incontinencia de gases y/o fecal, estreñimiento, prolapsos genitales, dolor, etc… que tienen un impacto negativo en la calidad de vida, tanto física como emocional de quien los padece.

Resultado de imagen de fotos de suelo pelvico

¿DÓNDE ESTÁ EL SUELO PÉLVICO?

El suelo pélvico está formado por músculos y fascias y ligamentos y es la base que tapiza nuestra pelvis, es decir, la zona que contacta en el asiento cuando estamos sentamos. Estos músculos rodean la uretra, vagina y ano.

¿PARA QUÉ SIRVE EL SUELO PÉLVICO?

 Las funciones principales del suelo pélvico son las siguientes: 

  • Asegurar la continencia: Es decir se encargan de contener la orina, los gases y las heces, del mismo modo que deben permitir el vaciado correcto de estas sustancias de desecho.
  • Sostén de vísceras pélvicas: Estos músculos necesitan un tono adecuado para mantener la vejiga, el útero y el recto en su posición correcta. Cuando esta musculatura está debilitada, estos órganos descienden y aparecen los prolapsos.
  • Tienen un papel importantísimo en el parto: Son los responsables de que se produzca la rotación de la cabeza del bebé en el canal del parto y deben de tener un tono y una elasticidad adecuados.
  • Esfera sexual: Normalmente cuando los músculos del SP no están en buenas condiciones, pueden aparecer problemas como dolor durante la penetración, dificultad para llegar al orgasmo, ruidos vaginales, etc..  
Resultado de imagen de fotos de suelo pelvico

¿POR QUÉ SE DEBILITAN LOS MÚSCULOS DE SUELO PÉLVICO?

  Hay varios factores de riesgo predisponentes de las disfunciones de SP como son:

  • La edad.
  • Calidad de tejido conjuntivo, especialmente del colágeno.
  • Trastornos hormonales como por ejemplo el hipotiroidismo, la diabetes mellitus…
  • Embarazo: El aumento de peso y el cambio del centro de gravedad debido al crecimiento de la región abdominal, hacen que el SP tenga que soportar más presión y además se produce una gran distensión de nuestra musculatura abdominal.
  • Sobrepeso y obesidad: Supone una carga y un aumento de presión añadido sobre nuestro suelo pélvico.
  • Levantar peso y hacer esfuerzos también implica un aumento de presión dentro del abdomen que repercute en el SP.
  • Enfermedades respiratorias y alergias que provoquen una tos crónica, congestión nasal… Un gesto tan simple como sonarse la nariz o toser implica una presión enorme sobre la musculatura perineal
  • Las malas posturas tanto sentada como de pie.
  • Llevar ropa muy ajustada que nos comprima la zona abdominal.
  • Los deportes de impacto como aerobic, carrera, tenis, saltos, abdominales clásicos…
  • El estreñimiento crónico, al empujar cuando vamos al baño, nuestro periné se abomba y de debilita.
  • El parto vaginal es la principal causa de debilitamiento y disfunción del suelo pélvico, sobre todo si ha sido instrumental y ha habido desgarro o han practicado episitomía.

Así que ya sabes, si tienes algún factor de riesgo y quieres saber cómo tienes tu suelo pélvico, no dudes en consultar con un médico o fisioterapeuta especializado.

Virtudes Arnedo Garrigos

Fisioterapeuta