¿Solo escasa frecuencia en ir al baño?  Si nos preguntan si somos estreñidos, la mayoría pensamos automáticamente en la frecuencia de ir al baño.  Y podemos contestar… ¡No, yo voy todos los días!

Pero si la siguiente pregunta es ¿lo hace con mucho esfuerzo?  Y la respuesta es sí…. Eso también es estreñimiento.

El estreñimiento no es solo lo escasa frecuencia de ir al baño, el estreñimiento es también la presencia de heces con aumento de consistencia y la dificultad para evacuar las heces, y es de esta última característica de la que vamos a hablar.

Los síntomas que sugieren una dificultad o disfunción en la evacuación.

  • gran esfuerzo al defecar
  •  dolor al defecar
  •  sensación de evacuación incompleta
  •  necesidad de ayudarse digitalmente para poder evacuar

Todos estos síntomas suelen ir combinados con presencia de heces duras y escaso numero de deposiciones a la semana.

Esta dificultad expulsiva puede ser debido a un cuadro denominado Disinergia defecatoria, que no es más que la falta de relajación o incluso la contracción del esfínter anal y la musculatura del suelo pélvico durante la expulsión, momento en el deben relajarse para permitir la salida de las heces.

No se sabe cual es la causa real que lo produce, pero muchos autores piensan que puede ser incluso un mal hábito adquirido desde la infancia.

Llegar al diagnóstico exacto puede ser complicado, pero aquí te damos una serie de recomendaciones y si aún así sigues con síntomas de dificultad evacuatoria debes consultarlo con tu médico.

  • Dieta sana y equilibrada. Ingesta de fibra sí, pero en su justa medida. La recomendación es unos 20 gramos de fibra al día. Un exceso de fibra puede ser contraproducente. Y acuérdate… Mejor fibra soluble.
  • Ejercicio físico suave. El ejercicio favorece el transito intestinal. Camina todos los días si puedes una hora. ¡y aprovecha a ir al baño tras realizar ejercicio!
  • No olvides la correcta postura para hacer de vientre. Pies apoyados en una banqueta. Las rodillas siempre más altas que las caderas. No contengas la respiración con el esfuerzo hazlo siempre adecuándolo a la respiración.
  • Ten un horario defecatorio, NO AGUANTES LAS GANAS. Aprovecha el movimiento intestinal, si es posible después de las comidas o del ejercicio. Se recomienda dos veces al día y REALIZA ESFUERZO SOLO DURANTE 5 MINUTOS.

Si aún siguiendo al pie de la letra todas estas recomendaciones sigues presentando un mal hábito intestinal consúltalo con tu médico.

María García Bascones.

Medicina Física y Rehabilitación.

Referencias bibliográficas:

  • Aziz  I, Whiteland W, Palsson O, Tornblom H and Simren M. An approach to the diagnosis and management of Rome IV  functional disroders of d¡cronic constipation. Expert review of gastroenteroly and heaptology. 2020, 14(1):39-46
  • Paune I and Grimm L. Functional Disorders of constipation paradoxical puborectalis contraction and increased perinal descent. Clinics in colon and rectal surgery 2017;30:22-29.
  • Podzemny V, Pescatori L and Pescatoru M. Management of obstructed defecation. World Journal of Gastroenterology. 2015;21(4): 1053-60.