El dolor pélvico crónico es el dolor que se localiza en la región pélvica, abdomen, zona glútea y periné que dura más de 6 meses y que es lo suficientemente importante como para limitar la calidad de vida del paciente que lo sufre. Puede ser un síntoma de una enfermedad o ser una entidad en sí mismo.

La causa en ocasiones es difícil de encontrar, ya que la zona anatómica del dolor es una zona muy complicada por la que pasan numerosas estructuras, pero en el caso de que no se llegue a localizar la causa, el dolor siempre hay que tratarlo para intentar disminuir su intensidad y mejorar la calidad de vida del paciente.

Debido a que pueden coexistir diferentes patologías orgánicas (urológicas, ginecológicas, gastroenterológicas, musculoesqueléticas…) y debido al impacto que el dolor tiene en diferentes aspectos de la vida del paciente, tanto a nivel psicológico, social como laboral, el dolor pélvico crónico se considera una entidad clínica multifactorial y debe abordarse de una manera multidisciplinar.  En ese abordaje diagnóstico y terapéutico deben participar el médico rehabilitador, urólogo, ginecólogo, gastroenterólogo, coloproctólogo, especialista en dolor y fisioterapeutas, sin olvidarnos de la esfera psicológica en la que deben estar psiquiatras y psicólogos.

El dolor pélvico puede experimentarse en muchas situaciones o solo en una; puede aparecer con las relaciones sexuales, al orinar, al defecar, cuando estamos sentados mucho tiempo y el tipo de dolor también puede ser diferente: puede ser un dolor intenso en solo algunas de las situaciones que se han descrito más arriba, o puede ser un dolor constante, hay pacientes que lo describen como pesadez o presión en la pelvis y otros como calambre, quemazón….

De una manera muy generalizada podríamos decir que el dolor pélvico crónico puede tener un origen ginecológico, urológico, intestinal, neurológico y musculoesquelético.

Entre el 13 y el 30% de las mujeres en edad fértil padecen dolor pélvico crónico, sin olvidarnos de los hombres que pueden padecerlo entre un 10-14%.

En este mes de Mayo, que es el mes de la concienciación del dolor pélvico crónico vamos a elaborar una serie de post abordando el tema e intentado hacer más visible esta entidad, intentado ayudar a hombres y mujeres que lo padecen a empoderarles y entender mejor su patología.

María García Bascones

Medicina Física y Rehabilitación

  1. Lawson S, Sacks A. J Midwifery.  Pelvic Floor Physical Therapy and Women’s Health Promotio J Midwifery Womens Health. 2018 Jul;63(4):410-417.
  2. Cohen D, Gonzalez J, Goldstein I. The Role of Pelvic Floor Muscles in Male Sexual Dysfunction and Pelvic Pain. Sex Med Rev. 2016 Jan;4(1):53-62.
  3. www.pelvicpain.org