En este post vamos a  hablar de que puede aportar la rehabilitación en el manejo de la vejiga hiperactiva. Recordemos que se trata de  un conjunto de síntomas caracterizados por  la presencia de urgencia miccional, aumento de la frecuencia e incluso necesidad de levantarse por la noche por el deseo de orinar. Se puede acompañar de incontinencia.

Cuando un/una paciente es remitido a una Consulta de Rehabilitación de Suelo Pélvico habitualmente lleva años con su sintomatología y se han intentado diferentes tratamientos con medicamentos.

¿En qué podemos ayudar a estos/as pacientes? ¿Qué hacemos en una Consulta de Rehabilitación?

  • Historiar y explorar al paciente, es muy importante valorar la fuerza de la musculatura de suelo pélvico. Aunque el problema sea “el comportamiento de la vejiga” es importante saber si el o la paciente contrae adecuadamente su suelo pélvico.
  • Revalorar las pruebas complementarias que se le han realizado. Si no se han solicitado diarios miccionales, lo haremos para poder planificar una reducación vesical (enseñar a la vejiga a ir al baño cuando tiene que ir, no cuando ella lo decide).
  • Valorar  y tratar la sintomatología acompañante que tiene el o la paciente, en ocasiones no se ha tenido en cuenta la posible presencia de otros problemas  del suelo pélvico como el estreñimiento o síntomas de síndrome genitourinario de la menopausia.
  • Revisar con el o la paciente las medidas higiénico dietéticas que le habrán explicado con anterioridad y revisar la medicación para la vejiga hiperactiva que toma o ha tomado. En ocasiones hacemos una rotación de la medicación y monitorizamos su eficacia y efectos secundarios.
  • Vamos a enseñar a la paciente técnicas de distracción vesical, es decir saber “manejar la situación  cuando aparece la urgencia”; si el o la paciente no sabe contraer su suelo pélvico vamos a necesitar la ayuda de fisioterapia para dicho aprendizaje.
  • Cuando el o la paciente ha realizado todos estos pasos y la sintomatología persiste pasaremos a valorar la indicación de un segundo escalón terapéutico que es la Neuromodulación del Nervio Tibial, que son unas corrientes que se ponen en el tobillo para intentar controlar el comportamiento de la vejiga.  Sobre esta técnica os hablaremos más detalladamente en futuras entradas.

María García Bascones

Medicina Física y Rehabilitación

Referencias bibliográficas:

  • Bo K, A.C.N.L. Fernandes, T.B. Duarteb, L.G.O. Britoc, C.H.J. Ferreirada. Systematic reviewIs pelvic floor muscle training effective for symptoms ofoveractive bladder in women? A systematic review. The Physiotherapy 106 (2020) 65–76
  • Kafri R, Deutscher D, Shames J, Golombp J, Melzer I. Randomized trialof a comparison of rehabilitation or drug therapy for urgency urinaryincontinence: 1-year follow-up. Int Urogynecol J 2013;24(7):1181–9.
  • Bykoviene L, Kubilius R, Aniuliene R, Bartuseviciene E, BartuseviciusA. Pelvic floor muscle training with or without tibial nerve stimulationand lifestyle changes have comparable effects on the overactive bladder.A randomized clinical trial. Urol J 2018;15(4):186–92.