¿EJERCICIO FÍSICO DURANTE LA PERI O MENOPAUSIA?

ANA BELÉN PUENTES GUTIÉRREZ

¿Es recomendable hacer ejercicio físico en la menopausia o perimenopausia?

Durante o tras la menopausia se debe de mantener un estilo de vida saludable incluyendo una dieta equilibrada y practicar ejercicio físico de forma regular.

El ejercicio físico se considera una opción de tratamiento para aliviar los síntomas psicológicos, vasomotores, somáticos y sexuales que acontecen durante la peri o menopausia, mejorando así la calidad de vida de las mujeres y disminuyendo los factores de riesgo cardiovascular. Por otra parte, parece que las mujeres que son más activas tienen menos síntomas secundarios a la menopausia.

Hay que saber que durante este periodo puede existe una peor tolerancia al ejercicio (dolor, fatiga o debilidad) debido a la pérdida de estrógenos, que puede ser parcialmente reversible con la propia práctica del ejercicio.

Elegir cual es el tipo de ejercicio más adecuado es individualizado y depende del objetivo que se quiera lograr. Sin embargo, el más recomendado es aquel que cree mayor adherencia y continuidad según las preferencias del paciente o la condición de salud. En términos generales se recomienda seguir las pautas de la OMS para cualquier adulto, que implican:

  • 150-300 minutos/semana de ejercicio aeróbico moderado o ≥ 75-150 minutos de ejercicios aeróbico intenso (caminar, bicicleta, etc.)
  • sumado a ≥ 2 días/semana de ejercicio de fuerza de intensidad moderada o alta de grandes grupos musculares (ejercicios con pesas, cintas elásticas, con el propio cuerpo, etc.)
  •  Además, muchas sociedades recomiendan asociar ejercicio de flexibilidad o equilibrio al menos 2 días/semana (estiramientos, yoga, taichí, etc.)

El ejercicio físico es un tratamiento de bajo coste, efectivo y con menos complicaciones que el tratamiento farmacológico, pero no lo sustituye sino que lo complementa.

Uno de los síntomas que acompañan a la menopausia es la pérdida de la densidad mineral ósea (osteopenia u osteoporosis), haciendo que el hueso sea más frágil y pueda producirse una fractura ante traumatismos leves.

A parte del tratamiento farmacológico, una opción de tratamiento adecuada es la práctica de ejercicio físico de forma regular. Se recomienda combinar ejercicio físico aeróbio con el de fuerza. Además asociarlo al ejercicio de flexibilidad y equilibrio, previene de caídas y fracturas óseas.

Ana Belén Puentes Gutiérrez

Medicina Física y Rehabilitación

Biografía:

  • https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/physical-activity
  • Baber RJ, Panay N, Fenton A; IMS Writing Group. 2016 IMS Recommendations on women’s midlife health and menopause hormone therapy. Climacteric. 2016;19(2):109-50.
  • Stojanovska L, Apostolopoulos V, Polman R, Borkoles E. To exercise, or, not to exercise, during menopause and beyond. Maturitas. 2014;77(4):318-23.

Entradas relacionadas