La fosfomicina no es la solución a todas las infecciones urinarias

PABLO ATIÉNZAR MARTÍNEZ

Farmacéutico comunitario Experiencia profesional • Inspector Farmacéutico. Servicio de Planificación, Ordenación e Inspección. Delegación provincial, Albacete. Conserjería de Sanidad (2022 – Actualidad). • Farmacéutico comunitario en Oficinas de Farmacias, un año de experiencia (2019-2022). Titulaciones Académicas • Máster Universitario en Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas, UCLM (2020 – 2021). • Diploma de Formación Permanente Habilitación de Agentes de Control de Dopaje, UCM (2020 – 2021) • Digital & Soft Skills Program, UNIR (2020-2021). • Grado de Farmacia, Facultad de Farmacia, UCLM (2013 - 2019).

La fosfomicina (comercializado bajo la marca Monurol en sobres monodosis), es un antibiótico de amplio espectro, utilizado para tratar infecciones bacterianas no complicadas del tracto urinario. Para su dispensación es obligatoria la receta médica, pero no es extraño que los pacientes acudan a la oficina de farmacia pidiendo su venta libre, ya que en otras ocasiones les ha funcionado muy bien.

Las infecciones urinarias son muy dolorosas y molestas por lo que queremos resolverlas rápidamente, pero han de tratarse adecuadamente para evitar complicaciones mayores como infecciones renales. Por esta razón, hemos de acudir al médico cuando se presentan sus síntomas:

  • Orina turbia
  • Fiebre
  • Dolor al orinar
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Presión en el abdomen y/o espalda

Durante la visita al Centro de salud se determinará la causa, a través de análisis de orina y urocultivos. Estas infecciones pueden tener un origen bacteriano, haber sido inducidas por medicamentos, cuerpos extraños, sustancias químicas, venir derivadas de otra enfermedad… Y será el médico quien nos recetará su correspondiente tratamiento.

Nuestro protagonista de hoy, la fosfomicina, solo sería útil para ciertas infecciones bacterianas, y normalmente irá acompañada de un Antiinflatorio para calmar el dolor y la inflamación. Por lo que no es un remedio universal para cualquier infección, aunque nos haya funcionado en el pasado.

Además, el uso indebido de los antibióticos, como la fosfomicina (o Monurol), acelera el proceso de resistencia a los antibióticos de los microorganismos infectivos, traduciéndose esto en mayor dificultad para lidiar con infecciones, tratamientos más prolongados, sin olvidar el incremento de costes y aumento en la mortalidad, todo ello debido a la pérdida de eficacia de estos fármacos.

Por tanto, la próxima vez que tengas síntomas de infección urinaria acude a tu médico, determina la causa y tratamiento y así en la farmacia podremos dispensarte los fármacos adecuados, evitaremos complicaciones innecesarias y ayudaremos a frenar la resistencia antibiótica, una de las mayores amenazas para la salud mundial según la OMS.

Pablo Atiénzar Martínez

Farmacéutico comunitario

Bibliografía.

Mayo Clinic. (21/12/2021) Cistitis. Síntomas y causas. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/cystitis/symptoms-causes/syc-20371306

MedlinePlus. (21/12/2021). Infección urinaria en adultos. https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000521.htm

Organización Mundial de la Salud (OMS). (21/12/2021). Resistencia a los antibióticos https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/resistencia-a-los-antibi%C3%B3ticos

Entradas relacionadas