La coccigodinia, se definía clásicamente como un dolor localizado sólo a nivel del coxis y en los tejidos circundantes en un radio aproximado de 5 cm; pero, veremos más adelante, cómo cambia esta definición cuando hablamos de una entidad crónica.

Las principales causas de las coccigodinias son las traumáticas (por un traumatismo directo, caída, traumatismo de repetición y postparto), teniendo estas etiologías un mejor pronóstico, sobre todo cuando se empiezan a tratar de forma conservadora (analgesia, medidas ergonómicas, cojines de descarga, evitar estreñimiento) en el momento agudo; resolviéndose estas causas traumáticas agudas hasta en el 80%-90% de los casos.

Sin embargo, cuando hablamos de coccigodinias crónicas, es decir, una coccigodinia que se mantiene durante más de 2 meses, su etiología, abordaje y tratamiento resulta más difícil, controvertido y sin un claro consenso en cuanto a los protocolos terapéuticos a seguir. Sobre estas coccigodinias crónicas nos vamos a detener en este post.

Una coccigodinia se puede perpetuar en el tiempo y hacerse crónica (más de 2 meses de evolución), bien porque no se aplicó correctamente el tratamiento conservador comentado en el momento agudo, o bien porque en su patogenia intervienen varias causas al mismo tiempo, existiendo en estos casos, múltiples factores interviniendo y contribuyendo en su patogénesis al mismo tiempo; como por ejemplo, a parte de un traumatismo, podemos tener presente una obesidad, o al contrario una pérdida de peso brusca, que deja desprotegido al coxis de la amortiguación mecánica natural; o ni siquiera existir un evento traumático previo, en donde esta coccigodinia puede aparecer ligada a un trastorno musculoesquelético de la vencindad, como puede ser un síndrome miofascial del suelo pélvico, o una disfunción musculoesquelética del complejo glúteo o de la musculatura lumbar baja; y todos ellos, son complejos musculares de la vencindad, que interviene en el posicionamiento y en la función correcta del coxis. Además se debe de tener en cuenta la morfología del coxis, ya que existen 4 modalidades morfológicas, que son alteraciones de la normalidad, de los cuales, los llamados coxis tipo III y tipo IV, son los más angulados y más móviles, y al estar más expuestos, pueden desembocar en un proceso inflamatorio crónico en las estructuras ligamentosas y musculares de la vecindad, con aparición de la coccigodinia, sin traumatismo ni evento previo. Por tanto, cuando hablamos de coccigodinias crónicas, debemos de tener presente que pueden y suelen ser múltiples factores los que pueden contribuir e intervenir en su aparición al mismo tiempo, considerándose la etiología de la coccigodinia crónica multifactorial, y así es como debemos de entenderla y abordarla;

Es de presuponer que al existir tantos factores predisponentes entremezclados, su clínica sea también muy amplia y variada, pudiendo aparecer no sólo ese dolor típico localizado sobre el coxis y la región lumbosacra baja, sino que puede asociar o se puede manifestar previamente como dolores a nivel del periné, con síntomas uroginecológicos, rectales, urinarios e incluso disfunciones sexuales, que nos pueden despistar con otras entidades; es por ello que resultará de máxima importancia que llegados a este punto, en estas coccigodinias crónicas, los pacientes sean derivados a las consultas de Rehabilitación de Suelo Pélvico, en donde el médico rehabilitador realice una valoración global del paciente. En esta consulta se realizará una anamnesis detallada y exhaustiva y una exploración física completa de la estática, del sistema musculoesquelético del raquis, abdomen, pelvis posterior y del coxis, y complementando con una evaluación del suelo pélvico. Como pruebas complementarias, nos podemos apoyar en las radiografías dinámicas del coxis, que son las únicas en donde podemos visualizar y medir el ángulo de movilidad del coxis,  y determinar si existe o no una hipermovilidad de este, que es uno de los factores más determinantes a la hora de optar por un tratamiento u otro. El objetivo de la valoración del médico rehabilitador será la de recopilar el máximo de información, tantos datos subjetivos, como objetivos, de la anamnesis y de la exploración física, para llegar a un diagnóstico lo más preciso posible y poder enfocar nuestras alternativas terapéuticas de una forma eficaz y óptima.

Dra. Ana Borobia Pérez

Medicina Física y Rehabilitación

Reseñas bibliográficas:

Lirette LS, Chaiban G, Tolba R, Eissa H. Coccydynia: an overview of the anatomy, etiology, and treatment of coccyx pain. Ochsner J. 2014 Spring;14(1):84-7. PMID: 24688338; PMCID: PMC3963058

Elkhashab Y, Ng A. A Review of Current Treatment Options for Coccygodynia. Curr Pain Headache Rep. 2018 Mar 19;22(4):28. doi: 10.1007/s11916-018-0683-7. PMID: 29556817.

Aggarwal, A., Kumar, S., & Kumar, D. (2013). Factors influencing the evaluation and management outcomes of coccygodynia: a literature review. Journal of back and musculoskeletal rehabilitation26(2), 105-115.

Maigne JY, Doursounian L, Chatellier G. Causes and mechanisms of common coccydynia: role of body mass index and coccygeal trauma. Spine (Phila Pa 1976). 2000 Dec 1;25(23):3072-9. doi: 10.1097/00007632-200012010-00015. PMID: 11145819

Scott, K. M., Fisher, L. W., Bernstein, I. H., & Bradley, M. H. (2017). The treatment of chronic coccydynia and postcoccygectomy pain with pelvic floor physical therapy. PM&R9(4), 367-376.

Seker, A., Sarikaya, I. A., Korkmaz, O., Yalcin, S., Malkoc, M., & Bulbul, A. M. (2018). Management of persistent coccydynia with transrectal manipulation: results of a combined procedure. European Spine Journal27(5), 1166-1171.