¿EXISTE LA VEJIGA HIPOACTIVA?

MARÍA GARCÍA BASCONES

Medicina Física y Rehabilitación. Complejo Hospitalario Universitario de Toledo

Al igual que existe una entidad de la que ya hemos hablado en post previos en Pelvicsalud, que se llama vejiga hiperactiva, existe otra que se denomina vejiga hipocontráctil (vejiga hipoactiva).

¿Reconoces alguno de estos síntomas?

  • chorro débil y entrecortado
  • dificultad para empezar a orinar
  • necesidad de empujar o apretar el abdomen para terminar de orinar
  • goteo terminal

Estos síntomas que habitualmente los relacionamos con los varones con problemas prostáticos muchas veces se dan en mujeres, o en varones jóvenes o incluso en niños. Si tienes alguno de estos síntomas puedes tener una vejiga hipocontráctil que forma parte de un gran grupo de patologías que producen lo que se conoce como disfunción del vaciado.

¿Qué es la disfunción del vaciado? Se define como una micción que es lenta y/o incompleta debido a una anormalidad en la contracción del detrusor (músculo de la vejiga) y/o a una obstrucción a la salida de la vejiga.

Dentro de las causas que pueden producir una vejiga hipocontráctil están diferentes patologías neurológicas (esclerosis múltiple, ictus, Parkinson…), la diabetes, la edad, la menopausia, algunas cirugías… La vejiga no funciona correctamente y no es capaz de vaciarse del todo durante la micción y esto puede producir los síntomas que hemos comentado.

Pero la cosa se complica un poco más porque a estos síntomas que se producen porque  la vejiga no vacía bien se puede unir que la vejiga tenga alteraciones en el llenado (aumento de veces que se va a orinar, urgencia, necesidad de levantarse varias veces por la noche a orinar…) o alteraciones después del vaciado como sensación de vaciado incompleto o goteo postmiccional, con lo que muchas veces el diagnostico de vejiga hipocontráctil es complicado.

Esa vejiga hipocontráctil que no permite vaciarse en condiciones puede producir problemas a largo plazo como incremento de residuo postmiccional (orina almacenada en la vejiga), infecciones de orina de repetición, reflujo de la orina de vejiga a uréteres y daño renal.

Con lo cual si reconoces alguno o varios de los síntomas de los que te hemos comentado deberías consultar con tu médico quien valorará si estamos o no ante una posible vejiga hipocontráctil. En muchas ocasiones ni el diagnostico ni el tratamiento son sencillos, pero es fundamental no solo mejorar los síntomas y la calidad de vida del paciente que lo sufre, sino evitar complicaciones a largo plazo.

Maria Garcia Bascones

Medicina Física y Rehabilitación

Bibliografía

  • C.K Harding(Chair), M.C. Lapitan (Vice-chair), S. Arlandis, K.Bo, E. Constantini, J Groen et al. EAU Guidelines on Management of LUTS. 2021
  •  Kwang Jin KO, Chung Un Lee, Kyu-Sung Lee. Clinical implications of underactive bladder. Investig Clin Urol. 2017

Entradas relacionadas