El embarazo es un periodo de profundos cambios para adaptarse a lo que va necesitando el bebé. A nivel del aparato urinario se van a producir cambios tanto estructurales como funcionales, y esto se va a traducir en una serie de síntomas como pueden ser: aumento de la frecuencia urinaria, nocturia (necesidad de levantarse a orinar por la noche), urgencia (ganas repentinas de orinar) e incontinencia de orina de esfuerzo (IUE).

  • Aumento de la frecuencia urinaria: La frecuencia urinaria aumentada y la nocturia (> 2 veces) son dos de las quejas más frecuentes entre las embarazadas, afectando al 80-95% de ellas en algún momento de la gestación.  El aumento de la frecuencia es debido a los cambios que se producen en la función de la vejiga y suele comenzar en el primer trimestre del embarazo. Ese aumento de frecuencia también puede ser debido a la compresión de la vejiga por el aumento de la presión abdominal debido al peso del bebé  y al cambio de la posición de los órganos a nivel del abdomen y cavidad pélvica.
  • Nocturia: A medida que avanza el embarazo la nocturia suele ser la norma, levantándose la embarazada a orinar entre 2 y 3 veces cada noche. En el último trimestre de la gestación se cree que el incremento de la nocturia puede ser parcialmente debido a la movilización del edema cuando la embarazada esta tumbada.
  • Urgencia e IUE: Estos síntomas pueden ser debidos a cambios hormonales, a la presión que el útero ejerce sobre la vejiga, y a una alteración de la función del esfínter de la uretra.

Como veis, existen muchas razones inherentes al propio embarazo que justifican esos síntomas de urgencia, frecuencia e incontinencia, y aunque no es un motivo de alarma, lo mejor es seguir los consejos que os damos y si aún así sigues con síntomas o te preocupan ponte en manos de un profesional de suelo pélvico.

Aquí te dejamos unos tips para prevenir y/o evitar las pérdidas de orina

  • Evita ganar mucho peso durante el embarazo. Lleva una dieta sana y equilibrada y haz ejercicio físico de manera regular: andar o nadar es lo más recomendable.
  • Evita el estreñimiento: la dieta, el movimiento y la correcta postura para hacer de vientre son fundamentales.
  • Fortalece tu suelo pélvico: los clásicos ejercicios de Kegel o ejercicios más globales como Pilates para embarazadas, te ayudaran a mantener la musculatura de tu suelo pélvico lo mejor posible.
  • Evita ingesta de irritantes vesicales como cafeína, teína y picantes
  • Evita las infecciones de orina: una adecuada higiene perineal, orinar antes y después de las relaciones sexuales y limpiar la zona perineal siempre de delante a detrás, reducirán las posibilidades de aparición de infecciones

Dra. María García Bascones.

Medicina Física y Rehabilitación.

Referencias bibliográficas:

  • Thadhani R I, Maynard S H. Maternal adaptations to pregnancy: Renal and urinary tract physiology In Up- to-date. Aug 2021
  • Wesnes SL, Rortveit G, Bø K, Hunskaar S. Urinary incontinence during pregnancy. Obstet Gynecol 2007; 109:922.
  • Bulchandani S, Coats AC, Gallos ID, et al. Normative bladder diary measurements in pregnant women. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2017; 210:319.