Doctor, me noto un bulto en los genitales. El prolapso de órganos pélvicos

Si de un tiempo a esta parte has notado un bulto en genitales, que no es doloroso, pero te produce cierta preocupación puedes estar ante lo que denominamos prolapso de órganos pélvicos.

   Aunque no es una urgencia, hay que consultar con el médico especialista en Ginecología para que confirme el diagnóstico y te oriente a opciones de tratamiento, si este fuese necesario.  

   Hay que saber que es relativamente frecuente y que en muchas ocasiones está infradiagnosticado, porque muchas pacientes no consultan por pudor o por no darle importancia.

    Esta patología puede cursar sin otros síntomas o asociar infecciones urinarias, incontinencia de orina o fecal.

¿Por qué padezco de este problema?

    Fundamentalmente se debe a una debilidad de la musculatura de sostén de los órganos pélvicos agravada por la edad, que hace que desciendan los mismos. Dicho “bulto” puede estar constituido por el descenso del tejido de sostén de la vejiga, del cuello uterino y/o el recto, condicionando diferentes síntomas en función de la región afectada.

   Suele obedecer a múltiples causas, algunas condiciones personales no modificables como la edad y otras condiciones (congénitas, alteraciones del colágeno, lesiones neurológicas, cirugías pélvicas previas, embarazos y partos previos, etc.), así como factores promotores (obesidad, estreñimiento, tabaquismo, profesiones que asocian maniobras de aumento de presión abdominal, etc.). Muchos de estos últimos los podemos modificar como pacientes, asesorados por los médicos especialistas en suelo pélvico. De hecho, como en muchas afecciones, la prevención juega un papel destacado. En este caso hay algunos factores que hacen que el tejido de sostén y la musculatura del suelo pélvico “sufra” lo menos posible:

  • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
  • Llevar una dieta equilibrada, para evitar no sólo lo anterior, si no el estreñimiento.
  • Abandonar el tabaco, ya que las enfermedades que asocia y la tos crónica, aumentan la presión en la zona.
  • Reeducación en ciertos movimientos/hábitos para evitar sobrecargar  mecánicamente la zona afecta.

¿Qué opciones de tratamiento tengo?

   Aunque el prolapso ya esté establecido, hay que intentar no olvidar los hábitos comentados anteriormente, ya que contribuirán a que la aparición sea más tardía, el tratamiento menos agresivo o a retrasar cirugías.

   Tu especialista en Ginecología, en el contexto de una Unidad de Suelo Pélvico, es el que mejor te sabrá asesorar según su valoración, pero a grandes rasgos:

  • Ante cualquier bulto asintomático en genitales tenemos que consultar a nuestro especialista en Ginecología, para que nos asesore sobre la importancia del mismo. Existen tratamientos conservadores, como la rehabilitación del suelo pélvico o los pesarios vaginales, que pueden ser una opción en prolapsos asintomáticos o pacientes que no desean cirugía.
  • Normalmente, la actitud de tratamiento será conservadora, salvo que asocie otros síntomas como incontinencia fecal o de orina, sangrado o signos de inflamación, en cuyo caso nos asesorará sobre el mejor tratamiento posiblemente quirúrgico, ya que depende de las características de cada paciente, los niveles anatómicos afectados, la existencia de actividad sexual, los deseos de la paciente, etc.

María Antonia López Rubio.

Ginecóloga.