¿Que son y para que sirven?

Quizás, habéis escuchado hablar de los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico, así que a continuación trataremos el tema.

Fueron descritos, por Arnold Kegel sobre los años 40, cuyo objetivo era abordar diversas disfunciones tales como la incontinencia y disfunción sexual en mujeres tras el parto.

Y os preguntaréis ¿qué son y para que sirven? Consisten en la contracción de la musculatura estriada del suelo pélvico. Se activan las  fibras musculares, que harán que mejoremos la fuerza y resistencia del periné.

Nuestro suelo pélvico es una “cúpula” denominada diafragma pélvico. Constituye una entidad formada por musculatura y tejido conectivo (fascias y ligamentos). Se extiende hacia anterior desde el pubis, posterior hacia el cóccix y lateral hacia ambas paredes laterales de la pelvis menor. Es de suma importancia, localizar estos músculos para poder contraerlos y relajarlos adecuadamente.

¿Y por que hacerlos? ¿Qué beneficios me aportarán?

La musculatura del suelo pélvico, se pueden atrofiar o lesionar como consecuencia del embarazo, parto, edad, sobrepeso, estreñimiento, infecciones urinarias de repetición, menopausia, actividades deportivas de impacto, entre otras. Por lo que te interesa seguir leyendo este post. Ah! No es solo una cosa de mujeres, los hombres también tienen disfunciones del suelo pélvico. ¿Los estaré haciendo bien? Recalcar la importancia de  acudir a un especialista, para que os valore e identifique si hay presencia de disfunción. Una vez hecho esto, podríamos definir un ejercicio de Kegel como fingir que se orina y luego cortar el chorro. Es decir, contraer y relajar los músculos que controlan la micción. Fingir, puesto que no es recomendable cortar el chorro de la orina o hacer el “stop pipi”. Cortar

el chorro de la orina de forma repetida, puede llegar a alterar el reflejo normal de la micción, o dejar residuo en la vejiga tras orinar. Los ejercicios se deben realizar fuera de la micción.

Y, ¿que postura es la adecuada? Os aconsejamos estéis en un espacio tranquilo, que os permita concentraros. Los ejercicios se pueden realizar en cualquier postura: cuadrupedia, tumbada con las piernas semi flexionadas, sentada, de pie, incluso de cuclillas.

Para empezar, lo mejor es hacerlos tumbada, pues evitamos la fuerza de la gravedad y lo haríamos en condiciones ideales. También es recomendable realizarlos sentada, con la pelvis neutra, sin moverla (no aumentar ni rectificar nuestra curvatura lumbar) y en auto-elongación (sensación de crecer).

Empieza a practicarlos, tanto si tienes problemas de suelo pélvico como si quieres evitar tenerlos, el mejor tratamiento es la prevención.

Si quieres más información sobre los ejercicios de Kegel…

https://pelvicsalud.com/ejercicios-de-kegel-2/

Soraya Hijazi Vega.

Medicina Física y Rehabilitación.

Ana Belén González García.

Fisioterapeuta.