Las infecciones urinarias o cistitis de repetición suponen una afección muy frecuente que condiciona la calidad de vida de las pacientes que la padecen, precisando de un gran consumo de antibióticos con las consecuencias en cuanto a efectos secundarios y gasto sanitario que ello conlleva.

Se define que una paciente tiene infección urinaria recurrente o de repetición cuando presenta tres o más infecciones sintomáticas en el plazo de 12 meses o cuando presenta dos o más infecciones en seis meses.

En la gran mayoría de los casos la infección de repetición se debe a una reinfección producida por especies de diferentes cepas microbianas y ocurre más allá de dos semanas de la finalización del tratamiento antimicrobiano.

La incidencia de las infecciones urinarias aumenta de manera significativa en las mujeres jóvenes con el inicio de las relaciones sexuales. Por otro lado, en torno a la quinta década de la vida, hay otro pico de incidencia por las alteraciones de flora bacteriana, a nivel vaginal, que provocan las alteraciones hormonales que condiciona la llegada de la menopausia.

Escherichia coli es una bacteria de origen intestinal que causa entre el 75-95% de los episodios de cistitis aguda no complicada.

Para prevenir estas infecciones es fundamentales seguir de manera adecuada una serie de medidas higiénico dietéticas que se citan a continuación:

  • Dado el origen intestinal de la mayor parte de las bacterias que, por proximidad, terminan siendo las causantes de las infecciones urinarias, una de las medidas más efectivas es la prevención del estreñimiento mediante dietas ricas en fibra.
  • La ingesta de al menos 1,5 litros de agua al día, para mantener una hidratación adecuada, y la realización de micciones frecuentes (al menos una micción cada 2 horas) para evitar para favorecer un vaciamiento adecuado de la vejiga.
  • Limipiarse los genitales de adelante para atrás después de la micción.
  • Realizar una micción inmediatamente después de mantener relaciones sexuales para no dar tiempo a que las bacterias que han migrado desde la vagina a la vejiga se repliquen y produzcan la infección.

Dr Pedro Carrión López

Urólogo.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Pigrau Serrallach C. Infecciones urinarias recurrentes. Enferm Infecc Microbiol Clin. 2005;23(4):28–39.
  2. Andreu A, Planells I. Etiología de la infección urinaria baja adquirida en la comunidad y resistencia de Escherichia coli a los antimicrobianos de primera línea. Estudio nacional multicéntrico. Med Clin (Barc). 2008;130(13):481–6.
  3. García Álvarez S, Caamaño Troitiño A, Sánchez Hernández C. Estudio de resistencias en atención primaria de las infecciones del tracto urinario. Cad Aten Primaria. 2011;18:181–6.
  4. Scholes D, Hooton T, Roberts P, Stapleton E, Gupta K, Stamm W. Risk factors for recurrent urinary tract infection in young women. J Infect Dis. 2000;182(4):1177–82.